El precio es lo que se paga. El valor es lo que se obtiene. | Warren Buffet

Presentamos nuestra afirmación formal de los principios que definen nuestros estándares del comportamiento específico de nuestra compañía. Como corresponde a cada empresa definir sus propios códigos de conducta, este es el nuestro.

  1. Nos comprometemos a mejorar y proteger los estándares de la valuación profesional. Haremos el máximo esfuerzo continuo para aumentar nuestros conocimientos, mejorar nuestras técnicas y habilidades, las cuales estarán disponibles por medio de nuestros servicios profesionales a nuestros clientes.
  2. Colocar los intereses de los clientes por encima de los propios y mantener una confidencialidad absoluta respecto a la información relativa a nuestro trabajo.
  3. Reconocer nuestra responsabilidad, la cual es de interés público y contribuir al desarrollo y entendimiento de nuestra profesión asumiendo en todo momento una posición independiente del cliente.
  4. Reconocer nuestra responsabilidad de compartir con otros valuadores los criterios que utilizaremos para servir a nuestros clientes pero no utilizaremos, sin la autorización pertinente, información, procesamiento, procedimiento u otras técnicas, que otros valuadores hayan desarrollado para sí mismos y que no hayan publicado para uso general.
  5. No hacer ofertas de empleo a personal de otras firmas valuadoras ó miembros de las empresas para las que trabajamos.
  6. Nos comprometemos a analizar y evaluar en forma continua la calidad de los trabajos hechos por nuestro personal, para asegurar tanto como sea posible, que nuestros compromisos se realicen de una forma competente.
  7. Proporcionar la oportunidad de un desarrollo integral a nuestro personal mediante entrenamiento y capacitación.
  8. Manejar siempre con el mejor interés los asuntos administrativos internos y externos de nuestra profesión.
  9. A no afectar la dignidad o calidad moral de nuestra profesión cuando se utilicen servicios publicitarios.
  10. Mantener un respecto irrestricto hacia otras firmas valuadoras, sean personas físicas y morales, en su reputación y práctica profesional.  Sin embargo, este respeto no significa que podemos olvidar nuestra obligación moral de exponer la conducta impropia o falta de ética de aquellos miembros que presenten desviaciones a nuestros compromisos.